Bisquets de queso y especias sin gluten {Buttermilk Biscuits}

¡Los días nublados han llegado finalmente! Con ellos, ha llegado mi apetito por preparaciones horneadas con sabores robustos y confortantes.

En esta ocasión, se me antojaron unos bisquets de queso. La idea surgió por dos motivos. Primeramente, tenía un buen tanto de crema para batir (nata en España) que no utilizaría, así que le mezclé un poco de yogurt y lo dejé a temperatura ambiente durante 24hrs. De esta forma obtuve una preparación láctea alta en grasa y ligeramente ácida.

Hierbas frescas, finamente picadas y listas para incorporar a la mezcla de secos.

Adicionalmente, los traía en mente desde que los vi en uno de mis recetarios favoritos, The Pastry Chefs Little Black Book escrito por Michael Zebrowski y Michael Mignan. Este libro no está dirigido al público sin gluten, pero contiene recetas geniales; muchas de ellas contienen gluten (tu debes adaptarlas para convertirlas  sin gluten), algunas son naturalmente libres de gluten y unas pocas específicamente sin gluten. La receta que comparto hoy está basada en la receta del libro (Gluten-Free Ham & Cheese Buttermilk Biscuits, p.519), pero con variaciones mías.

Líquidos incorporados, lista para ser compactada.

Esta receta es bastante rápida, En verdad, no le tengas miedo. Aparte, puedes variarla cuanto quieras; puedes cambiar el tipo de queso y especias, incorporar fruta en lugar de especias , etc.

Bien, antes de comenzar, unas palabras en cuanto al buttermilkButtermilk es un producto secundario de la producción de la mantequilla… la traducción según Wikipedia es suero de mantequilla o mazada. Va una explicación simplificada del proceso, quizás no acertada al pie de la letra, pero dará una buena idea. Para hacer mantequilla, comienzas con crema pura de leche la cual se bate hasta que se separa la grasa y forma una masa. Una vez que se remueve la mantequilla, el producto que sobra se llama buttermilk.  Este producto es bajo en grasa, espeso y ácido y una de sus aplicaciones en la cocina es a la hora de hornear panes. Un producto que contiene buttermilk suele ser mucho más suave y esponjoso que si fuera preparado con leche. Ahora, ya que este producto no es popular en México, suelo sustituirlo de varias formas. A pesar de que no brindan el mismo resultado, este suele ser bueno sin duda. He llegado a sustituir por: yogurt, crema ácida, crema para batir acidificada o leche tibia cortada con un poco de vinagre blanco (1 cda de vinagre por cada taza de leche). Puedes utilizar lo que más se te facilite.

Si haces esta receta, no olvides subir foto a Instagram y taguearme @sam9712 o con el #CocinandoConSam

Y, bueno, sin más ni menos, la receta…

Recuerda que, antes de comenzar, todas las superficies de trabajo y los utensilios que utilizarás deberán ser correctamente limpiados para asegurar que están libres de gluten y evitar la contaminación cruzada (más info).

Dificultad: 3/5

Porciones: 12 bisquets

Tiempo de preparación: Activo 1 hora 30 minutos, Total  3 horas

Ingredientes:

210 g (1 1/3 taza) harina de arroz blanco (extrafina de preferencia)

50 g (1/3 taza) fécula de papa

35 g (1/4 taza) fécula de tapioca

15 g (1 cda) polvo para hornear

5 g (1 cdta) bicarbonato de sodio

2.5 g (1/2 cdta) sal

0.5 g (1 pizca) goma xantana (opcional)

40 g queso manchego, rallado

7.5 g hierbas aromáticas frescas, finamente picadas (yo utilicé una mezcla de albahaca, mejorana, cebollín, romero y romero nuez)

100 g (2 unidades) huevo

75 g (1/3 taza) buttermilk (puedes utilizar yogurt)

70 g (1/3 taza) aceite vegetal

Procedimiento:

  1. Precalienta el horno a 190ºC (375ºF).
  2. En un tazón suficientemente amplio para colocar toda la masa, coloca todos los ingredientes secos y mezcla bien.
  3. Añade el queso y las hierbas aromáticas y mezcla para dispersarlas.
  4. En un tazón más pequeño, mezcla los líquidos.
  5. Añade la mezcla de líquidos a los secos e incorpora con la ayuda de una espátula o pala de madera. La mezcla parecerá seca.
  6. Vierte la mezcla sobre una superficie previamente enharinada, compáctala y forma un rectángulo de aproximadamente 15cm por 20cm. (Si la masa está demasiado seca y no mantiene su forma, añade una cucharada de leche y vuelve a mezclar.)
  7. Con un cuchillo, divide el rectángulo en 12 recuadros al realizar tres cortes a lo largo y cuatro en la dirección opuesta.
  8. Coloca cuidadosamente los rectángulos sobre una charola para hornear previamente engrasada.  Debe haber al menos un espacio de 2-3cm entre los recuadros.
  9. Hornea durante 15-20 minutos, hasta que doren por debajo y ligeramente en las esquinas.
  10. Puedes darles un “brochazo” de mantequilla por arriba antes de servirlos.
  11. ¡Disfruta!

2 Comments Add yours

  1. Teresa Rodríguez says:

    Gracias por la receta Samuel, hay un texto repetido revísalo.
    Haré la receta esta semana.

    1. Samuel Peña says:

      Es un gusto compartirla! síiiii, me avisas cómo te va 🙂 seguro te quedarán rechulos! <3
      Y mil gracias por la corrección, ya realicé el cambio 😛
      Saludos!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *