Pizza sin gluten (+ método de estufa)

Pizza. Ese alimento que muchos de nosotros extrañamos después de ser diagnosticados como celiacos. De hecho, es una de las tres cosas que más extraño comer (fui diagnosticado con EC a los 17 años). Extraño poder pasar a mi tienda de pizza favorita y llevar la más grasosa a casa a (tan grasosa que puedes hacerte un facial humectante y rejuvenecedor con ella) en cuanto se me antoja. Extraño comprar una para celebrar, cuando son las 5pm, ando en la calle y no he comido, ó comprar una para llorar junto con un litro de helado mientras escucho “Someone Like You” en loop mode… ⸘qué‽ ¿solo yo? ok.

Pues quizás esta pizza no sea la grasosa, americanizada, procesada, industrializada-bebé que tanto extraño a pesar de la gran falta de beneficio nutricional que le daba a mi cuerpo, pero…. es facil de hacer, sumamente deliciosa y, seamos realistas, mucho más apegada a la italiana.

Como la mayoría de mis recetas, puedes jugar mucho con ella. Le gusta atrapar la pelota, correr en el parque… BASTA, SAMUEL, ¡BASTA DE MALOS CHISTES! En fin, me refiero a que puedes cambiar el tipo de aceite, los toppings, el tamaño y grosor… hasta el producto final (mas al respecto en la siguiente entrada).

Si haces esta receta, no olvides subir foto a Instagram y taguearme @sam9712 o con el #CocinandoConSam

Y, bueno, sin más ni menos, la receta…

Recuerda que, antes de comenzar, todas las superficies de trabajo y los utensilios que utilizarás deberán ser correctamente limpiados para asegurar que están libres de gluten y evitar la contaminación cruzada (más info).

Dificultad: 3/5

Porciones: 4 pizzas chicas (o 2 medianas de 27cm de diámetro)

Tiempo de preparación: Activo 20 minutos, Total 1 hora 30 minutos

Ingredientes:

350 g Mix Para Pan SPGFDev (mas info)

2.5 g (1/2 cucharaditas) sal fina

120 ml agua (temperatura ambiente)

120 g (2 unidades, AA grande) huevo

15 ml (1 cucharada) vinagre blanco (alternativamente, de manzana u otro de tu preferencia)

15 ml (1 cucharada) aceite de oliva (u otro de tu preferencia)

10 g (2 cucharaditas) azúcar

6 g (2 cucharaditas) levadura instantanea para panadería

Procedimiento:

(Este proceso también puede llevarse acabo con la ayuda de una batidora de pedestal con el aditamento de gancho, también utilizando el mismo para amasar.)

  1. En un tazón grande, mezcla el harina y la sal.
  2. Crea un pozo grande en medio del harina y coloca el azúcar y la levadura dentro de el.
  3. Posteriormente, vierte el agua, huevo, vinagre y aceite dentro del mismo pozo y espera 3-5 minutos para hidratar la levadura. (imagen)
  4. Mezcla con la ayuda de una pala hasta que quede una mezcla mayormente incorporada. No te preocupes si quedan grumos. (imagen)
  5. Deja reposar la mezcla durante 10 minutos, cubierta con un paño húmedo o film.
  6. Ahora, vuelca la masa sobre una superficie de trabajo y comienza a amasarla (sí, ¡amasarla!) durante 5-10 minutos, o hasta que obtengas una masa uniforme y sin grumos (puedes ayudarte con un raspador de masa). Ojo, esta masa no tiene gluten y por lo tanto no se beneficia de un largo periodo de amasado. Es suficiente amasarla hasta que quede homogénea. Si notas que continúa muy pegajosa, añade más mix de harina para pan hasta que quede ligeramente pegajosa al tacto, más no se pegue completamente a la superficie de trabajo.
  7. Divide tu masa en 4 (o 2) partes iguales y forma cada una en una esfera. Colócalas dentro de un tazón previamente recubierto con aceite por dentro para evitar que tu masa se pegue. Cúbrelas nuevamente y reposen (tu y la masa) durante 30 minutos.
  8. Toma una bolita de masa y, sobre una superficie previamente enharinada (yo utilizo harina de arroz), estírala con la ayuda de un rodillo hasta que obtengas un círculo con un grosor de aproximadamente 4-5 mm. Repite este paso con cada una de las bolitas de masa y colócalas sobre charolas para hornear previamente engrasadas y cúbrelas nuevamente para evitar que se sequen.
  9. Precalienta el horno a 200ºC (aprox. 400ºF) mientras leudan las bases durante 15 minutos.
  10. Prepara tus toppings, asegurando de que sean sin gluten, por supuesto, y cocínalos antes de utilizarlos. Algunas ideas son salsa de tomate, salsa blanca, queso de tu elección, carnes frías o embutidos, tocino y hierbas aromáticas para decorar una vez horneadas.
  11. Al haber reposado las bases de pizza durante 10 minutos, comienza a decorarlas y añadir los toppings que hayas elegido.
  12. Hornea tus pizzas durante 8-15 minutos, o hasta que la base esté ligeramente dorada y el queso derretido.
  13. ¡Disfruta!

Método de estufa:

Quizás no sea lo más italiano, pero a veces no tenemos ganas de encender el horno, #ForeverSeñoraCopetuda.

También puedes cocinar tus pizzas sobre una sartén (de preferencia de acero colado), solo recuerda hacer tu pizza de un tamaño que quepa en la sartén.

Sigue la receta hasta el paso #9…

  1. Pica las pizzas cada 1.5 cm con un tenedor para que no se inflen (a no ser que desees pan pita o nan en lugar de pizza; MUY rico con hummus, por cierto…)
  2. Precalienta a fuego medio una sartén ligeramente engrasada.
  3. En cuanto suelte el primer humo, coloca la base de pizza sobre la sartén y cuenta 1 minuto.
  4. Voltea la base de pizza y añade los toppings. Opcionalmente, puedes cubrir la sartén con una tapa.
  5. Finalmente, cocina durante unos 5 minutos, o hasta que quede dorada por debajo y el queso derretido y ¡listo!

2 Comments Add yours

  1. Cecy Flores says:

    Maravilloso!!!

    1. Samuel Peña says:

      😁🙌🏻😋

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *